El porqué de todo | The reason of everything

Estoy loca. Partiendo de esta premisa soy capaz de englobar mis manías fotográficas, que no son pocas. Soy especialmente rara y  egoista con la fotografía.

  • Veo historias. Me monto historias en mi cabeza. La culpa es de los libros y la televisión. La culpa es de las malas influencias. Mi vida ha estado claramente marcada con la fantasía. Guardo el primer libro que llegó a mis manos con 6 años, de la colección Leo-Leo, de caballeros, princesas y dragones. A partir de ahí, ancha es Castilla. Crecí consumiendo literatura, cómics, televisión y cine de fantasía. Y eso marca a cualquiera. Mi capacidad imaginativa creció exponencialmente a medida que iba absorbiendo conocimiento. Eso hace que mi mente use todo mi conocimiento de una forma visual.
  • Veo cosas. Veo historias donde no las hay. Donde los demás ven un bosque yo veo mucho más allá. Donde los demás ven una playa yo veo mucho más allá. Mi cerebro se monta sus propias películas y al final acabo de barro hasta las cejas o metida en el agua para hacer una fotografiar que para la mayoría de la gente no significa nada pero que para mi es el arte final de esa historia que se ha creado sola en mi mente.
  • Tengo la imperiosa necesidad de fotografiar a solas. No soporto que la gente me acompañe.Realmente no soporto a la gente y su estupidez. Creo que los egos son demasiado grandes hoy en día, y eso me exaspera. Me convierto en una ermitaña cámara en mano. Siento que la gente me desconcentra, que no me permite trabajar tranquila. Siempre estoy más pendiente de que no se hagan daño, no se caigan o no tengas problemas que de la fotografía en cuestión.
  • Por eso siempre salgo a fotografiar sola. Porque es mi trabajo y necesito estar concentrada, aunque sea para fotografiar una piedra. No quiero distracciones. Los únicos que no me distraen son los animales.
  • Necesito crear ese vínculo extraño que siento cuando estoy yo y la naturaleza, y para eso no puede hacer seres ajenos a ella alrededor. Los animales están intrínsecamente ligados a la naturaleza, son parte del medio. El ser humano no. Simplemente no encaja.
  • Otra de las manías es que no suelo fotografiar a personas. Actualmente me siento totalmente desvinculada de esa labor y creo que no me aportan nada. Me siento incómoda, otra vez, entre personas. Creo que no logran transmitir lo que yo quiero transmitir. En algunas ocasiones sí que acepto fotografiar personas pero solamente cuando mi intención es incluirlas en el medio y hacer que sean parícipes del lugar, como si fuera una escena robada, no posada.
  • Nunca fotografío para agradar. Quizás eso sea un gran fallo pero siento que si yo misma no siento lo que estoy fotografiando no voy a estar medianamente contenta con el trabajo y no seré capaz de sacarlo adelante. Separemos el trabajo fotográfico por deber y el trabajo fotográfico por devoción. El trabajo es trabajo y lo disfruto, pero mi estado natural es el mejor lugar para moverme, y ahí nunca trabajo con ojos vista a los gustos ajenos, sino a los míos. Fotografío para mi. Porque me gusta lo que veo, porque me divierte crear y porque lo vivo. No trabajo para conseguir parabienes ni palabras de aliento. Hago estoy porque necesito encauzar mi ansiedad por crear, no para ser observada.
  • Porque esa es otra cosa de a fotografía que realmente no llevo bien. El ser y sentirme observada y analizada. Pocas fotografías hay en las que yo sea la protagonista y en las que se entrevea mi rostro. No es mi ambiente. No estoy cómoda y eso se suele notar. A no ser que realmente yo mantenga un vínculo extremadamente con la idea a fotografiar (buscada de antemano o surgida de sopetón) Ultimamente intento, de alguna forma, luchar contra ese impedimento, exponiéndome frente a la cámara. Lo voy haciendo a cuentagotas porque cada vez siento un mayor vínculo con algunas de mis ideas y necesito llevarlas a cabo y solamente puedo hacerlo yo, como si no dejara que nadie entrara en ellas, solo yo.

Y sumando, sumando, de alguna forma, acabo expuesta otra vez públicamente. Es algo que, como ya he dicho, me cuesta. Me cuesta abrir mi mundo al resto de la gente porque sé de antemano que no va a encajar, como yo.

Todo lo que hago se encuentra en estas pautas de comportamiento, pero se puede resumir mejor: hago lo que me parece como me parece cuando me parece y vivo muy tranquila sin preocuparme por las opiniones ajenas.

musgoyo.png

I’m crazy. Considering that I can understand my photographic obssesions, which are no small things. I’m specially ood and egoist if we talk about photogtaphy in general.
I can see stories. I can imagine stories on my mind since I was Little and my head if a mess, creating new stories everyday. I blame it on books, cinema and television. Blame it on the bad influences. My life has been clearly marked with fantasy. The first book that came to me with 6 years was full of knights, princesses and dragons. I grew up eating literature, comics, television and fantasy films.My imaginative capacity grew exponentially as was absorbing knowledge. That makes my mind to use all my knowledge in a visual way
 I see things. See stories where there are none. Where others see a forest I see much further. Where others see a beach I see much further.
I have a pressing need to photograph alone. I become a hermit. Just me and my camera. If I have companions I just to be more worried about them that about the photo I’m trying to take. That’s why I always go to photograph alone. Because it’s my job and I need to stay focused, even to photograph a rock. I don’t want distractions.
I never take photographies to please somebody, just me. I really don’t need compliments. I use to separate  photography  work for duty and  for fun. Work is work and I enjoy it, but my natural state is the best place to move, and that never work visibly to the tastes of others, but to mine. I thake photos for to me. Because I like what I see, because I enjoy creating and because it alive.I do that because I have a huge need to channel my anxiety by creating, even if those photographs not to be seen.
Because that there’s anothe thing to photography that really do not get along. Being and feeling observed and analyzed. There are few photographs in which I am the protagonist and those glimpsed my face. It is not my environment. I’m not comfortable and it usually notice. Unless I really keep an especial link with the very idea. Lately attempt, somehow, to combat this obstacle, I’m trying to exposemyself in front of the camera. I will doing a trickle because every time I feel a greater bond with some of my ideas and I need to accomplish, and only I can’t do it, and how not to let anyone go in them but me.

And now, somehow,I just exposed again publicly. It is something that, as I said, I can’t . I can hardly open my world to other people because I know in advance that it will not fit, like me. Everything I do is on these patterns of behavior, but can be summed up best: I do what I want when I want how I want and live quiet without worrying about the opinions of others.

 

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s